Observatorio de CENATIC

Equipo, redes
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

Aticsa

E-mail Imprimir

CASO DE ÉXITO. Fecha: Julio de 2008

magazine

Ángel Vaca Quintanilla- Director del Departamento de Innovación y Desarrollo de ATICSA

Ampliando la geografía del SFA.

La empresa de ingeniería y topografía apuesta por los desarrollos GIS basados en software de fuentes abiertas.

Situación

ATICSA es el acrónimo de Asistencia Técnica de Ingeniería Civil, una empresa fundada en 1989 con actividades en la Ingeniería, Consultoría, Nuevas Tecnologías, construcción, medio ambiente y suministros. La empresa fue creciendo y replicándose por el territorio nacional, hasta que se termina consolidando un grupo empresarial que cuenta con oficinas en Badajoz, Mérida, Madrid, Valladolid, Asturias, Córdoba, Málaga y Sevilla. Tiene presencia en Portugal desde el año 2000. Más de trescientas cincuenta personas forman la plantilla del grupo empresarial en expansión de las cuales ATICSA cuenta con unas cincuenta. En facturación, la empresa ronda los cuatro millones de euros anuales.

Los primeros pasos de la empresa se dieron en el sector de la topografía y posteriormente se empezaron a hacer sistemas que eran mapas informáticos. Las soluciones con que se comenzó a trabajar eran prácticamente todas de software propietario.

La razón que motivó que ATICSA empezara a fijarse en SFA fue la fuerte apuesta que realizó la Junta de Extremadura. Así se dieron cuenta de la importancia que podría tener en el futuro y se empezó a apostar por la incorporación de personal que ya contaba con experiencia en SFA. “De este modo es como se ha ido derivando un poco sin dejar nunca totalmente el nicho de mercado propietario”, explica Ángel Vaca.

Paulatinamente la actividad de ATICSA se fue diversificando y hacia el año 2000 la empresa incursionó en el terreno de los Sistemas de Información Geográfica (GIS), que se ha convertido en su especialidad.

Dentro del modelo de negocio de ATICSA, el software representa en torno a un veinticinco por ciento de facturación anual. Originalmente el propietario conformaba el cien por cien y en la actualidad, aproximadamente algo más de la mitad es SFA, con un incremento progresivo, revela el entrevistado.

Solución

La mayor parte de los trabajos de SFA que realiza la empresa son demandados por la Administración, lo cual Vaca atribuye a la menor densidad del tejido empresarial extremeño.

Generalmente el modelo de respuesta es reactivo. Sin embargo, se está cambiando a un enfoque más proactivo, en el que se empiezan a ofrecer las soluciones sin esperar a que los clientes las soliciten.

Las soluciones que ofrecen son aplicaciones de gestión habituales, aplicaciones de formularios y bases de datos entre otras, realizadas en SFA. Uno de los más recientes proyectos que ATICSA ha finalizado ha consistido en una aplicación de análisis financiero, completamente realizada en SFA para la Consejería de Economía.

Anteriormente al uso de SFA, ATICSA basaba el desarrollo exclusivamente sobre las soluciones propietarias Geomedia de Intergraph y ArcGIS de ESRI. Actualmente la empresa suele proponer a clientes soluciones basadas en SFA, entre otros motivos, para adaptarles a las demandas que existen en Extremadura. Esto a veces ya no seria necesario porque “Sin embargo, en muchas ocasiones es el propio cliente el que pide soluciones SFA.

donwload-pdf

Descarga el resumen del caso de éxito de: Aticsa

 


Perfil de la organización

CC.AA.: Badajoz, Extremadura.
Sector: Ingeniería, Consultoría, Nuevas Tecnologías, construcción, medio ambiente y suministros.

Empresa fundada en 1989 especializada en Sistemas de Información Geográfica (GIS).
Forma parte un grupo empresarial en expansión con más de trescientos cincuenta trabajadores. ATICSA tiene una facturación anual de unos cuatro millones de euros.

Objetivo

La apuesta de la Junta de Extremadura por el software de fuentes abiertas motivó la apertura a un modelo de SFA de la empresa privada.

Solución

  • Aplicaciones de gestión, bases de datos.
  • Comunicación entre sistemas GIS

Beneficios

  • Ahorro de costes
  • Eficiencia
  • Productividad
  • Imagen empresarial

 

horizontal2

El objetivo de la empresa es que los desarrollos de GIS migren hacia software libre. Pero en ese camino Vaca se encuentra a menudo con la barrera de la reticencia de algunos clientes, tanto privados como públicos, en el sentido de que si ya disponen de un sistema implantado costoso y que funciona correctamente les asusta empezar de cero a pesar de que ATICSA pueda garantizar un funcionamiento equivalente: “Eso asusta mucho a la gente”, señala.

Actualmente ATICSA está trabajando en un desarrollo con software GIS de fuentes abiertas, MapBuilder, un visor de mapas que funciona vía web; y trabaja con dos servidores de mapa: GeoServer y MapServer. La empresa está involucrada en un proyecto con estas tecnologías para la Diputación de Badajoz, que consiste en la realización de una comunicación entre el GIS propietario de Diputación y el GIS libre que elaboró para ellos oportunamente otra empresa. Se está trabajando en la interacción entre los dos sistemas y más concretamente “consiste en la posibilidad de que el usuario pueda a través del MapBuilder, introducir información sobre un callejero, es decir, que pueda digitalizar o introducir calles sobre el mapa.” Aclara Vaca.

ATICSA se dedica a desarrollar aplicaciones a medida del usuario, y una vez que se le entrega la solución, la descatalogan y le entregan las fuentes al cliente. Si éste requiere servicio de soporte también se le ofrece, “No hacemos nosotros dinero con la venta de la licencia en sí. O sea, una vez que tienen el producto, ya pueden hacer con él lo que quieran.” Explica el entrevistado


" Compartir nos ha permitido trabajar con menos esfuerzo del que habríamos necesitado si hubiéramos partido del código cerrado".

Ángel Vaca.
Director del Departamento de I+D de ATICSA.

vertical2

Beneficios

Vaca estima que el beneficio más inmediato de la adopción de soluciones basadas en SFA para ATICSA, al igual que para cualquier organización privada, es el económico: ”sabemos que va a ser prácticamente nuestra puerta principal”. El SFA va a convertirse en la solución principal de la empresa y únicamente trabajarán en software propietario si el cliente lo demanda expresamente, con lo cual ATICSA podrá reducir costes derivados de la ausencia de licencias (una licencia GIS propietaria puede estar en el orden de los 20.000 euros).A la entidad no le ha costado adaptarse al modelo de negocio del SFA. El hecho de que la dirección tomara la decisión de incorporar a la plantilla a informáticos con experiencia en SFA conocedores de la filosofía y el modelo de negocio, consiguió que se refundara el Departamento de Innovación y Desarrollo, lo que ha determinado que exista en ATICSA el convencimiento de que se puede trabajar con software libre y conseguir beneficios.

La posibilidad de compartir entre autores lo que se desarrolla en el modelo de SFA es valorada muy positivamente por la empresa, que atribuye al uso del enfoque una mejora en su eficiencia, productividad e imagen empresarial. “Adoptar este enfoque nos ha permitido ser mucho más eficientes. Compartir nos ha permitido hacer proyectos con menos esfuerzo del que habríamos necesitado si hubiéramos partido del código cerrado que no conocemos, y hubiéramos tenido que pagar por él”, enfatiza el empresario.

Los clientes disfrutan de la ventaja de ser completamente dueños de la aplicación,”dejan de ser cautivos de licencias y no dependen de una empresa que esté imponiendo unas mejoras“, afirma Vaca. Generalmente el perfil de cliente de ATICSA dispone de conocimientos técnicos o de asesoramiento, ésto unido a que se les documenta profundamente sobre el código y otras cuestiones técnicas hacen que ellos mismos puedan solucionar problemas comunes que puedan surgir.

De acuerdo con el entrevistado, los altos precios de los desarrollos GIS a medida, comparados con los de las licencias, son demasiado altos para las empresas de tamaño medio. Las empresas pequeñas tendrían, desde su punto de vista, la ventaja de que los desarrollos que cubrirían sus necesidades son muy económicos, e incluso tienen la posibilidad de descargarse gratuitamente desde SourceForge una aplicación, la instalan, y buscan soporte en la comunidad. Las empresas grandes, por su lado, dispondrían de los recursos para permitirse o bien licencias o bien un desarrollo a medida libre.

Precisamente GIS, la especialidad de ATICSA, es un área en la que todavía hay dificultades para la consolidación del SFA.”Ya existen soluciones, pero las propietarias son potentísimas, y aunque las libres son cada vez más versátiles, aún les queda un poco de camino. Entonces, si hablamos de la gran cuenta, como gobiernos nacionales, resulta es muy complicado. Nosotros somos precisamente socios de Intergraph, la empresa que ya mencioné antes. Y esta gente, pues lleva el control de toda la policía de Bruselas, alcanzar esa envergadura es todavía complicado”, detalla el entrevistado.

Desde el punto de vista del entrevistado, la falta de garantía es una de las principales barreras a las que aún se enfrenta el modelo de negocio basado en SFA: “la filosofía pura del software libre no tiene un concepto de garantía”. Evidentemente, la falta de un responsable jurídicamente identificable, responsable de la elaboración del SFA, debe ser suplida mediante los acuerdos contractuales que correspondan: “Nosotros, por ejemplo, sí damos garantías. Y si algo falla, nosotros nos encargamos. Y hasta lo puede hacer el propio cliente, por la apertura del código o con la comunidad”, agrega.

Sin embargo, reconoce Vaca, “Entender el código de otro siempre es complicado, por eso, hay que hacer las cosas bien. Esto no es un trabajo artesanal y por amor al arte, hay que hacerlo como una industria, es una obra de la ingeniería del software libre, o una industria del software libre. Nosotros tenemos el sello de calidad ITMark (similar a CMMI), otorgado por el European Software Institute, y una serie de políticas en las que intentamos ser muy estrictos con la claridad del código y con la documentación del mismo, para que si una tercera empresa, asume esa modificación, la curva de aprendizaje aunque inevitable, pueda al menos minimizarse”. Así pues, habría un tipo de trabajo “artesanal” que el entrevistado piensa que es criticable, y sería aquel realizado con falta de estandarización o con una falta de “concienciación sobre la necesidad de que como esto es para que la gente lo lea, debe entenderlo. Y hay todavía gente que programa software libre para ellos mismos. Así, en el fondo es un poco propietario”

Para el crecimiento del campo Open Source también habría que superar una barrera adicional, que sería el prejuicio consistente en “que software libre es igual a software cutre”, advierte Vaca. La imagen de amateurismo sería perjudicial para el SFA.